LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA : NEGOCIOS E INTERESES ENTRE MILÁN Y ESPAÑA DESDE MEDIADOS DEL SIGLO XV *


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA : NEGOCIOS E INTERESES ENTRE MILÁN Y ESPAÑA DESDE MEDIADOS DEL SIGLO XV *"

Transcripción

1 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA : NEGOCIOS E INTERESES ENTRE MILÁN Y ESPAÑA DESDE MEDIADOS DEL SIGLO XV * The Litta s Family Company: Business and Trade Interests between Milan and Spain since the Middle of the 15 th Century Concepción VILLANUEVA MORTE Universidad de Zaragoza RESUMEN: El objeto de este trabajo es considerar el alto grado de movilidad geográfica que caracteriza a un determinado grupo de mercaderes italianos; especialmente a quienes, generando un amplio tráfico comercial y financiero en las Coronas de Aragón y Castilla, sólo permanecen unos pocos años para hacer negocios y luego regresar a sus lugares de origen o bien desplazarse a otros sitios con un futuro económico más próspero. Este artículo se centra en la familia milanesa de comerciantes Litta, que mantuvieron una estructura de empresas familiares desde el fin de la época medieval y el inicio de la moderna y extendieron sus intereses comerciales a varios puntos de la Península Ibérica mediante su participación en frecuentes operaciones comerciales y crediticias, además de poseer una importante herencia patrimonial, cuyo legado fue transmitido de generación en generación. * Fecha de recepción del artículo: Comunicación de evaluación al autor: Versión definitiva: Fecha de publicación: Doctora en Historia. Profesora Ayudante Doctor. Departamento de Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas y Estudios Árabes e Islámicos. Universidad de Zaragoza. C/ Pedro Cerbuna, 12, ZARAGOZA (España). C.e.: Este artículo se realizó siendo becaria de Investigación Postdoctoral del Ministerio de Educación y Ciencia con el proyecto Relaciones comerciales y diplomáticas entre el estado de Milán y la Corona de Aragón en la Baja Edad Media, desarrollado en el Dipartimento di Scienze della Storia e della Documentazione Storica dell Università degli Studi di Milano de junio 2006 a mayo 2008, bajo la dirección de la profesora Mª Patrizia Mainoni (ref. EX ). El trabajo está adscrito a su vez al proyecto interuniversitario: Migraciones, élites económicas e identidades culturales en la Corona de Aragón ( ), liderado por Paulino Iradiel Murugarren catedrático del Departamento de Historia Medieval de Valencia, y subvencionado para el período (HUM /HIST).

2 308 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE PALABRAS CLAVE: Movilidad geográfica. Familia milanesa de comerciantes Litta. Empresas familiares. Península ibérica. Herencia patrimonial. ABSTRACT: This paper considers the high degree of geographical mobility that characterizes a specific group of Italian traders. Those who stayed in Spain for a few years in order to run their trade operations generated large commercial and financial exchanges in the Crowns of Aragon and Castile, and afterwards either returned to their home country or went to other places which had better economic prospects. This paper focuses on the Milan traders family named Litta, who ran a web of family companies since the end of the Middle Ages and the beginning of the Modern Period. They extended their trading interests throughout several places in the Iberian Peninsula by their participation in many commercial and credit transactions, as well as by owning a considerable patrimonial inheritance, whose legacy was transmitted from generation to generation. KEYWORDS: Geographical Mobility. The Litta Family of Traders in Milan. Family Companies. Iberian Peninsula. Patrimonial Inheritance. SUMARIO: 0. Introducción, fuentes y objetivos. 1. Acercamiento a la familia y el capital mercantil. 2. Condicionantes para la proliferación de negocios generados en la península El germen de la polémica acarreada por la compra-venta de caballos Capacidad financiera y operativa para emprender la actividad comercial. 3. La división y el reparto de bienes hereditarios. 4. Conclusiones. 0. INTRODUCCIÓN, FUENTES Y OBJETIVOS *** El objetivo de mi proyecto postdoctoral fue indagar en las relaciones comerciales y diplomáticas sostenidas entre la Península Ibérica y el ducado de Milán y profundizar con ello en la valoración de las corrientes de tráfico y los vínculos trazados entre estos dos países tan dispares, pero a su vez unidos por hondos lazos históricos. Este aspecto es básico para entender la diferencia de enfoque, más amplio, sobre la presencia española en Italia respecto al trabajo desarrollado, con *** ASM: Archivio di Stato di Milano. APPV: Archivo de Protocolos del Real Colegio Seminario del Corpus Christi (Archivo de Protocolos del Patriarca de Valencia). ARCHV: Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. AOMM: Archivio dell Ospedale Maggiore di Milano.

3 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 309 sugestivos resultados, sobre otros espacios italianos, como ya se ha hecho en relación con toscanos y ligures a partir de la rica documentación valenciana 1. La labor archivística se ha centrado principalmente en la consulta del fondo diplomático español del archivo Sforzesco custodiado en el Archivio di Stato di Milano a través del examen del Carteggio titulado Potenze Estere, cuyas signaturas se reparten en dos secciones específicas: Aragona e Spagna (años ) y Spagna ( ) conformadas por cinco y siete carpetas respectivamente. Un conjunto documental heterogéneo que abarca miles de documentos seriables de muy diversa procedencia y textos cualitativamente excepcionales, despachos o informes de embajadores que llegaron a Milán desde distintos enclaves diplomáticos en España. Por otra parte, está otro compartimento con documentación oficial, ahora desde Milán en respuesta para España, como es el fondo de Registri sforzeschi con las series de Registri Ducali ( ) y Registri delle Missive ( ). El estudio de las fuentes privadas también se ha abordado desde el Archivio del Ospedale Maggiore, empezando por el sondeo exhaustivo del archivo de la insigne familia de los Litta. Una documentación sobre la rama cardinal que comienza a presentar continuidad desde finales del siglo XV, aunque los 129 actos que se conservan en la sección de Archivi Speciali: Residui degli Archivi Ereditari abarcan los años (signatura 138). Es el único caso de fondos familiares privados que consta como archivo singular con un inventario propio 2. Asimismo, se ha estudiado otro fondo específico que comprende el archivo de la familia Litta Modignani 3 ( Litta Modignani I y II acquisto ), depósito ingresado en el archivo 1 IGUAL LUIS, D., «La ciudad de Valencia y los toscanos en el Mediterráneo del siglo XV», Revista d Història Medieval, 1995, nº 6, pp ; IGUAL LUIS, D. y NAVARRO ESPINACH, G., «Los genoveses en España en el tránsito del siglo XV al XVI», Historia, Instituciones, Documentos, 1997, nº 24, pp BASCAPÉ, G. C., «L Archivio Litta», Città di Milano (Rassegna mensile del Comune e Bolletino di Statistica), 1952, LXIX, 3-4, pp Éstos fondos ya fueron objeto de estudio en dos tesis de licenciatura: la primera de BASCAPÉ, C., Le carte dell archivio Litta come fonti per la storia economica lombarda, defendida en la Facultad de Economía y Comercio de la Universidad Católica de Milán, curso académico , dirigida por Mario Romani; y la segunda de MARIALINDA, B., La famiglia Litta-Visconti-Arese. Contributo alla storia economica e sociale di Milano dal sec. XV al sec. XIX, Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad Estatal, año , apoyada por Giuseppe Martini. 3 El tronco de la familia se dispersó en tres ramificaciones: 1) los Litta Visconti Arese, hoy escindida en la descendencia masculina, que ostentaron el título ducal para requerir de Napoleón y añadieron al propio el apellido Arese ; 2) los Litta Modignani, cuya rama, separada con Giovanni Battista, tuvo inicio en 1506 y más tardíamente, en 1767, el marqués Eugenio Litta amplía el de Modignani ; y 3) los Litta Biumi, condes de Appiano desde 1739, que lo agregaron al suyo en virtud de las nupcias entre Francesco Litta y Ángela del marqués Biumi. Se puede seguir su pista en la tabla

4 310 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE estatal en 1982, dividido en un titolario de 26 secciones con documentos referidos en particular a la historia de la familia y la gestión del patrimonio familiar. Los materiales revisados se completan con posibles noticias extraídas del Fondo Famiglie del Archivio di Stato di Milano, serie que contiene documentación proveniente la mayor parte del Archivio Sforzesco y de la Cancillería del estado de Milán, relativa a linajes o estirpes milanesas y lombardas. Y de la sección de familias del Archivio dei Luoghi Pii Elemosinieri (Azienda di Servizi alla Persona Golgi-Redaelli ) di Milano anteriormente conocido como Archivio Storico dell Administrazione delle Istituzioni Pubbliche di Assitenza e Beneficenza ex E.C.A. Ambos fondos resultan muy útiles a los investigadores que quieren hacer un primer sondeo sobre las principales familias mercantiles cuatrocentescas arraigadas en el territorio, pues permiten trazar genealogías y perfilar las carreras profesionales de muchos individuos que actualmente aparecen desdibujados tras apellidos bastante comunes y muy abundantes. En el análisis de este importante linaje nobiliario somos deudores de investigaciones precedentes, en especial del estudio elaborado por Germán Navarro 4, de las aportaciones de David Igual 5 y del destacable libro de Patrizia Mainoni consagrado a las conexiones mercantiles del área lombarda con Barcelona y Valencia 6. La contribución del presente trabajo es la revisión de la ingente masa documental conservada en los diversos archivos indicados, en gran parte inédita, así como la presentación de algunos registros documentales seleccionados que hacen referencia a la prestigiosa estirpe milanesa de los Litta. Se trata de una de las casas más notables y de mayor renombre en tiempo del ducado de los Sforza durante la segunda mitad del siglo XV y principios del XVI, que progresivamente irá extendiendo sus redes comerciales por la Península Ibérica, con negocios e intereses genealógica de la actual familia lombarda Litta Visconti Arese, inscrita en el elenco oficial de la nobleza italiana como medida preventiva de justicia desde el siglo XVIII hasta hoy; y también en las tres tablas que conforman la rama de Littta Modignani (Cfr. Famiglie nobili in Lombardia. Tavole Genealogiche, Milano, 1982). 4 NAVARRO ESPINACH, G., «El ducado de Milán y los reinos de España en tiempo de los Sforza ( )», Historia, Instituciones, Documentos, 2000, nº 27, pp IGUAL LUIS, D., Valencia e Italia en el siglo XV. Rutas, mercados y hombres de negocios en el espacio económico del Mediterráneo occidental, Castellón, Bancaixa, MAINONI, P., Mercanti lombardi tra Barcellona e Valenza nel basso medioevo, Bologna, Cappelli editore, 1982; completado posteriormente con «Mercanti italiani a Barcellona e a Valenza nel tardo Medioevo», en Sistemi di rapporti ed élites economiche in Europe (secoli XII-XVII), Europa Mediterranea. Quaderni 8, Napoli, Liguori editore,1994, pp

5 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 311 repartidos fundamentalmente entre Valencia y Valladolid. De ahí que el presente trabajo se proponga otorgar mayor énfasis a las novedades que constata la documentación original, así como incidir en las nuevas hipótesis interpretativas respecto al comercio y la identificación de nexos surgidos entre ambos espacios. 1. ACERCAMIENTO A LA FAMILIA Y EL CAPITAL MERCANTIL La familia Litta jugó un papel de cierta relevancia en la vida política, social y económica de la clase dirigente del ducado milanés. Algunos personajes distinguidos en la esfera política, como Alberto Litta, formaban un grupo muy compacto, unido por negocios comunes y por estrechos lazos matrimoniales, que controlaba casi en exclusiva las finanzas del estado y detentaba un poder que los colocaba en la cúspide de la sociedad urbana. No obstante, esta investigación se centra en la rama familiar que se traslada a España, el seguimiento de sus actividades, las dificultades o ventajas a que se enfrentaba en el devenir cotidiano de sus negocios, así como en la posesión de riquezas dispersas y diversificadas, el dinamismo de sus estrategias y las frecuentes alianzas económicas o familiares que se acordaron en su seno. Sin duda, éste fue uno de los apellidos milaneses más poderosos desde su despegue en el siglo XII hasta la primera mitad del siglo XVI y más allá, con el desarrollo de hasta once generaciones distintas en el conjunto de su trayectoria familiar 7. El origen de la familia se remonta a Joannes Litta que, en 1046, fue auditor en el Tribunal de Arioaldo por Enrique III, rey de Alemania. No obstante, como fundador histórico de la estirpe puede considerarse a Balzarino de Littis, fallecido en la segunda mitad del siglo XIII, aunque su linaje no fue inscrito entre los ilustrísimos patricios de Milán hasta Ahora bien, conviene advertir que no hay que fiarse en exceso de las genealogías anteriores al Trescientos, pues los Litta constituyen una familia relativamente nueva que no tiene antepasados particularmente notables, siendo únicamente remarcables cuando a partir de los últimos decenios del siglo XV sus descendientes lleguen a amasar el núcleo de su gran fortuna, que en parte fue hecha precisamente en España. 7 Para la elaboración de la tabla que proporcionamos al final del artículo nos hemos servido del tanteo genealógico que realiza MARIALINDA en su tesis de licenciatura Famiglia Litta-Visconti-Arese...; del Arbor genealogico familie Litte dessumpa ex lione picta apud excellentem dominum cardinalem Alfonso Littam (ASM, Famiglie, Litta, Cart. 98); y de SITONI DI SCOZIA, G., Theatrum genealogicum familiarum illustrium nobilium et civium inclytae urbis Mediolani (ASM, manoscritto legato), vol. III, 1705, pp y 270, aparte de otros datos recopilados de la restante documentación archivística consultada, entre la que sobresale el Fondo Araldica: parte antica del ASM, cart. 89.

6 312 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE La empresa comercial surgida en el seno de esta familia se atiene a la caracterización global de pequeña empresa de carácter individual, nutrida en el ámbito familiar y que opera a través de la diversificación de los negocios, la atomización de las operaciones y la reducida acumulación de capitales. Sin embargo, los Litta también intuimos que debieron formar sociedad con otros mercaderes asentados en el espacio ibérico, como en el caso de Alberto Litta que llegó a Barcelona en torno a 1454, siendo integrado en el séquito del mercader alemán Corrado de Bastone y, a la muerte de éste, dos años después, se quedó en Cataluña 8, mientras, su hermano Giacomo entraba en las dependencias de Taddeo Vismara, con quien Alberto también trató diversos negocios. A partir de 1458 el radio de los sólidos intereses económicos de los Litta se extendían primero a Valencia y después a Castilla 9. En aras de comprender el contexto que rodea los importantes negocios que hacia la década de los años 60 del Cuatrocientos ya mantenía la familia Litta en España, hay que señalar que en esta época se genera el perfil de un potente colectivo de hombres de negocios que se caracteriza por quedar ligado a la cúpula dirigente, dada la posibilidad que ofrecían de transferir grandes sumas de capital de un lugar a otro con relativa rapidez y seguridad, pero también por su capacidad para disponer de liquidez monetaria, anticipar dinero, arrendar impuestos o proveer a la corte. Dicho colectivo estuvo compuesto por una serie de mercaderes-banqueros, operadores que no sólo se ocupaban de las transacciones comerciales sino que, en función de la situación del mercado y de los ciclos coyunturales, también desarrollaban con mayor o menor fortuna el ejercicio del crédito. En este sentido, a la par que los Litta milaneses, hay que tener en cuenta otras familias italianas a caballo entre Valencia y Valladolid como las ya conocidas redes empresariales o familiares de los Nero y los Strozzi florentinos 10. Y también las intrincadas relaciones financieras establecidas entre la tesorería de la casa real, como órgano encargado de coordinar la política financiera de la Corona, y los 8 Misiva dirigida al rey Juan II por la que Alberto Litta pide ser tratado favorablemente en la liquidación de las deudas que había dejado el difunto Corrado de Bastone, alamano, ya que estuvo asociado con él en varios negocios abiertos en España (ASM, Sforzesco, Registri delle Missive, cartella 29, 1456-VII-22, f. 119r-v; cuestión también apuntada en Missiva 44, f. 153v, 1459-V-21). 9 Los dos hermanos disponían de una empresa propia en Barcelona que empleó al factor Bartolomeo da Meda. Como procuradores en Valencia nombraron a los gestores de la filial Missaglia, Galassino y Giovanni Rottole (MAINONI, Mercanti lombardi..., pp. 113 y ). 10 ASENJO GONZÁLEZ, Mª. e IGUAL LUIS, D., «Mercaderes extranjeros en Valladolid: una ciudad entre dos mares ( )», en GONZÁLEZ JIMÉNEZ, M. y MONTES ROMERO-CAMACHO, I. (eds.), La Península Ibérica entre el Mediterráneo y el Atlántico. Siglos XIII-XV, Sevilla-Cádiz, Sociedad Española de Estudios Medievales-Diputación Provincial de Cádiz, 2006, pp , citado en 63.

7 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 313 mercaderes-banqueros que financiaban a la corte, donde sobresale la relación de los Spannochi sieneses con los Borja y la contabilidad mercantil a finales de la Edad Media CONDICIONANTES PARA LA PROLIFERACIÓN DE NEGOCIOS GENERADOS EN LA PENÍNSULA HISPÁNICA El territorio milanés presentó siempre un panorama de gran vocación productiva debido al alto índice de urbanización, a la elevada densidad demográfica y al fácil acceso a las vías de comunicación transalpinas o marinas 12. Ante todo, fue un foco eminentemente manufacturero que dependía para el desarrollo del comercio de los puertos de Génova (en el Tirreno) o Venecia (en el Adriático), cuestión que contribuyó a afianzar los diversos contactos económicos y políticos recíprocos. De hecho, durante la segunda mitad del XV en el comercio que conectaba Milán capital económica y administrativa del sólido ducado con Valencia dominaban importaciones especializadas, como el sector textil y metalúrgico. Los principales negocios mercantiles a los que alude la documentación cotejada son el intercambio comercial de manufacturas metálicas (hierro, plata y oro) y armamentos (armas y armaduras), paños y telas, lana, seda y pastel, pero también de cereales, caballos, sal, papel, libros y esclavos. Productos y mercancías que generalmente llegaron por vía marítima a través de embarcaciones procedentes de Génova, Savona y Marsella NAVARRO ESPINACH, G. e IGUAL LUIS, D., La Tesorería general y los banqueros de Alfonso V el Magnánimo, Castellón de la Plana, Sociedad Castellonense de Cultura, 2002; y de los mismos autores «Mercaderes-banqueros en tiempos de Alfonso el Magnánimo» en XVI Congresso Internazionale di Storia della Corona d Aragona (Nápoles-Caserta-Capri, septiembre 1997), actas publicadas a cargo de D AGOSTINO, G. y BUFFARDI, G., Napoli, Paparo Edizioni, 2000, vol. I, pp También CRUSELLES GÓMEZ, J. Mª. e IGUAL LUIS, D., El Duc Joan de Borja a Gandia. Els comptes de la banca Spannochi ( ), Gandía, Centre d'estudis i Investigacións Comarcals Alfons el Vell, SOLDI RONDININI, G., «Le vie transalpine del commercio milanese del secolo XIII al XV» en Felix Olim Lombardia. Studi di storia padana dedicati dagli allievi a Giuseppe Martini, Milano, Tipolitografia Ferraris di Alessandria, 1978, pp ; y sobre los transportes comerciales en la Italia septentrional bajomedieval FRANGIONI, L., Milano e le sue strade: costi di trasporto e vie di commercio dei prodotti milanesi alla fine del Trecento, Bologna, Cappelli editore, Génova y Savona no sólo representaban la Liguria, sino que eran los puertos mediterráneos de Milán y, en general, de la región lombarda considerada en su sentido histórico más amplio, es decir, incluyendo la actual Lombardía y el Piamonte. También Marsella y Lyon desempeñaban un importante papel como centros mercantiles gracias a su privilegiada situación, conectando los puertos italianos con la costa mediterránea española y el interior de Francia.

8 314 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE Como ejemplo, dos misivas denotan las cordiales relaciones del duque de Milán con otros territorios de la Corona de Aragón. En el primer caso con el rey Renato de Anjou, monarca de Provenza y aspirante al trono de Sicilia. Eventualmente secuestradas 15 balas de pieles de la nave de Ferdinando de Santo Jacobo remitidas a Savona, se solicita que sean reconducidas a Marsella y restituida la mercancía a Alberto Litta o en su defecto a su hermano Giacomo 14. Y en la segunda se pide la devolución de lana, pieles y demás mercaderías pertenecientes a Alberto Litta y otros mercaderes milaneses como Francisco Anzaverto, Jacomo Rabia y Johanne da Meda..., pues cuando llegaron al puerto de Niza de Provenza tres galeras reales sorprendieron al navío que las portaba capitaneado por Pedro Mira. La carga, embarcada en Valencia a través de sus factores en la galeaza de San Miguel Franciosa con destino Savona y de allí a Milán, había sido capturada en Aigües Mortes. Su patrón fue sustituido y mandó descargarlas en otra nave más pequeña, que navegando entre Marsella y Niza también fue apresada por un barco del genovés, Johan Francisco Parma 15. Las posibles razones del apresamiento y el cúmulo de circunstancias que dificultaban la actividad de los mercaderes se debieron esencialmente a motivos políticos. Para poner fin a sus discordias la República genovesa en guerra naval permanente contra Alfonso V se sometió de nuevo al rey de Francia Carlos VII, decretándose un bloqueo comercial de los barcos catalanes que controlaban el mar amedrentando a manera de corsarios. La consecuencia inmediata fue que la ciudad ligur se vería resentida por falta de avituallamiento, preferentemente de cereal 16. El grado de desarrollo de este peculiar grupo mercantil, encabezado por los Litta, y la intensidad de su presencia en una de las principales arterias a través de la diagonal que conectaba Barcelona-Valencia y Castilla-Andalucía, se manifiesta en la imbricación de aquellas personas y empresas cuyo nivel de financiación y gestión 14 ASM, Missiva 63, 1463-V-25, f. 6v. 15 Ibid., Missiva 44, 1458-V-6, f. 25r y 1459-VIII-2 y 3, ff. 172r-173r. 16 Para recrear el contexto histórico del momento véase ILARDI, V., «France and Milan: the uneasy alliance, », en Gli Sforza a Milano e in Lombardia e i loro rapporti con gli stati italiani ed europei ( ), Milán, Cisalpino-Goliardica, 1982, pp Sobre la enemistad declarada persistente durante buena parte del siglo XV entre la señoría de Génova y la Corona de Aragón y el comercio catalán, BASSO, E., «Ferro, fame ac peste oppressa : l'ammiraglio Bernat de Vilamarí e il blocco navale di Genova ( )», Anuario de Estudios Medievales, 1994, XXIV, pp Después de la infeliz experiencia francesa en Génova se sucedió un continuo período de alternancia de manifiesta hostilidad y de convivencia pacítica con treguas transitorias entre ambas partes, como evidencia PETTI BALBI, G., «Le relazioni tra Genova e la Corona d Aragona dal 1464 al 1478», en Atti del Iº Congresso Storico Liguria-Catalogna, Bordighera, Istituto Internazionale di Studi Liguri, 1974, pp

9 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 315 se caracteriza por la posesión de una amplia perspectiva de negocio. También se expresa a través del aprovechamiento de las posibilidades económicas que ofrece cada región, a las que define el requisito primario de moverse con gran asiduidad por el interior de la Península Ibérica. 2.1 El germen de la polémica acarreada por la compra-venta de caballos Para ilustrar el razonamiento anterior, cabe evocar un episodio denso pero digno de recordar, donde se verán implicados algunos Litta. Especialmente aquellos que, sin necesidad de estar asentados definitivamente en España, van a desarrollar una ineludible interrelación, la cual podía conllevar su constante desplazamiento desde Milán a la Península y viceversa. Mostrándonos el papel diplomático que ejercen estos comerciantes al ser ejemplo de mercaderes que aprovechando su riqueza y sobre todo sus contactos actúan al servicio del ducado como embajadores o mensajeros. En el curso de 1473 el duque de Milán, Galeazzo Maria Sforza, había mandado dos mensajeros a España: Moreletto de Abbià (Abbiate o Abbiategrasso), sottocamarero, y Antonello da Caravaggio, magistro da stalla del Duca de Bari, con una cierta suma de dinero para comprar caballos de raza 17, en lugar de enviar a Borrella, también magistro de stalla 18. Johanne da Scagno (Juan de Lazcano) 19, 17 En principio, el duque había enviado a España tres servidores Moreleto, Antonio de Placencia y Antonello de Caravagio, que fueron detenidos cerca de Vitoria, de los que sólo el último fue puesto en libertad (ASM, Registri delle Missive ducali sforzesche, reg. 111, 1472-XII-27, f. 121v y 1473-I-23, ff. 142v-143r). Caravaggio ahora había vuelto y confesaba devolver 90 ducados de un préstamo que le hizo un hermano de Alberto Litta (Consultar la transcripción del segundo documento dispuesto en el apéndice; también referenciado bajo la misma fecha en ASM, Missive sforzesche, reg. 113, f. 86v). 18 El maestro de cuadra era un cortesano que se ocupaba de la stalla del duque y, por ende, de los caballos y caballeros que portaban el correo, mandaba sobre los numerosos famuli de establo y galuppi, etc. El conde Borella Secco viajaba mucho para conseguir animales, tanto que durante un viaje hacia el sur, a Nápoles, donde Fernando de Aragón poseía buenas crías, fue condecorado con el apellido aragonés, por lo que en adelante se le conocería también como F. Secco d Aragona. Véase COVINI, N., L esercito del duca. Organizzazione militare e istituzioni al tempo degli Sforza ( ), Roma, Istituto storico italiano per il Medio Evo, 1998, p. 250, nota a pie biográfica nº Hago un inciso porque este asunto resulta algo confuso. Encontramos a Juan de Lazcano, probablamente de origen guipuzcoano según confirma el locativo de su apellido, en Pamplona, encarcelando a prisioneros en el reino de Navarra. En realidad, podría tratarse de un personaje vinculado a linajes beamonteses, partidarios de Fernando el Católico, ya que de alguna manera los italianos acaban en manos de linajes afines en Pamplona por estas fechas. El problema es que el linaje de los Lazcano, cuando actuán en Navarra, con Juan II, parecen más bien estar en el otro bando, en el de los agramonteses a favor de la dinastía Foix; aunque luego las fidelidades cambian.

10 316 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE señor pariente mayor que poseía algunos lugares fortificados en Vizcaya, los había apresado y encarcelado en Pamplona, confiscándoles la cifra de 700 ducados 20. El duque reclamó al rey de Castilla, pero fue en vano, porque Lazcano pedía el pago de una buena cantidad a cambio de la escarcelación de los dos prisioneros. En respuesta, ordenó al vicegobernador de Génova que capturase todas las naves españolas y vizcaínas que entraran en su puerto, secuestrando sin piedad a patrones y equipajes 21. En abril, se envía a España a Diego, trompeta ducal, con la intención de entregarles a los dos retenidos 200 ducados que le debían ser facilitados por el hermano de Alberto Litta para ayudarles a volver; sin embargo, los capturados no regresaron 22. No satisfecho con esto, el duque mandó que un embajador español, el orador navarro micer Fernando de Arce 23, de paso a Milán, fuera detenido en el castillo de Porta Giovia 24. En julio, se escribe al marqués de Santillana para protestar en favor de los dos súbditos y fieles servidores pro emendis equis in Hispaniam missos intra iurisdicionem domus sue de Mendosa quidam Johannes de Lascano spoliavit, por lo que el mercader milanés Jacobo Coyro fue remitido a España con la intención de pactar en dicho cometido 25. Entre tanto, se concedía al embajador que pudiera hablar con Alberto Litta, se supone al objeto de solicitar la 20 ASM, Sforzesco, Potenze Estere: Aragona e Spagna, cart. 653, n. 283, 1473-III ASM, Missive sforzesche, reg. 113, 1473-III-26, f. 59r-v. 22 ASM, Missive 113, 1473-IV-3, f. 99v. 23 Algunos retazos de la vida del que fuera una más de las sobresalientes personalidades del reinado de los Reyes Católicos, hijo de don Fernando de Arce, comendador de Montijo, que había sido embajador en Roma, y doña Catalina Vázquez de Sosa, puede verse en SÁNCHEZ DONCEL, G., «Don Fernando Vázquez de Arce, prior de Osma y obispo de Canarias», Anuario de Estudios Atlánticos, 1978, nº 24, pp Respecto a esta negociación, planteo dos interrogantes para los que por el momento no tengo respuesta. Y es que llama portentosamente la atención que un incidente así no tenga reflejo en la documentación navarra y tampoco queda muy claro cómo el rey de Castilla se supone que puede intervenir en esto. 24 ASM, Missive 112, 1473-VIII-3, f. 80r; y VIII-6, f. 92r. También se hace eco de ello en Sforzesco, cart. 914, 1473-VIII ASM, Missiva 111, 1473-VII-5, ff. 277r-279r.

11 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 317 redacción del incidente 26. No olvidemos que éste era un mercader milanés que tenía banca y comercio en España 27. Así pues, la actividad de los Litta en España no se limitó en absoluto a la estrictamente mercantil, sino que buena parte de los capitales reproducidos los fueron invirtiendo en negocios financieros más arriesgados (cambios y aseguraciones marítimas, avituallamiento de naves, arrendamiento de impuestos) y otros más seguros (préstamos, censales, alquiler de inmuebles urbanos), a la vez que se convirtieron en elementos indispensables de la red cambiaria a través del complejo mecanismo que llevaba consigo la extensión de letras de cambio. Un instrumento mercantil emitido el 4 octubre de 1473 confirma la estrecha relación financiera que desde Milán se tiene con España, gracias al cual se disponía en el extranjero del dinero necesario para abastecerse, en este caso, de estos apreciados animales. La letra fue girada sobre dos mensajeros ducales remitidos a Valladolid, Antoniolo da Castrono, famiglio d arme y Diego, trombeta. Es interesante porque la permuta basada en ducados había sido rechazada. Al fracasar su cobro, se intenta repartir 500 ducados dados a Alberto Litta que se disponía a ir a España desde Génova y la otra mitad se recomendaba entregarlos a algún genovés que tuviera negocios en Sevilla. Según Boruel, se los podría confiar a dos afamados mercaderes, Giovanni Battista Grimaldo o bien a Azarino Salvadaco 28. El duque instaba al mercader Alberto Litta a que antes de llegar a Génova pasase por Pavía para recoger ciertas cosas que le tenía que dar o encargar antes de partir camino de España 29. Parece, por consiguiente, que tenía establecida, en determinadas partes de la Península, una verdadera agencia de negocios; y los documentos examinados demuestran la puntualidad con que cumplía sus compromisos y la confianza general que merecía. 26 ASM, Missiva 112, 1473-X-6, f. 243v. El duque hizo traducir a la lengua latina aquellas cartas escritas por el embajador español que iban dirigidas especialmente al conde de Haro, título nobiliario que por esa fecha ostentaba don Pedro Fernández III de Velasco, recién nombrado Condestable de Castilla por Enrique IV (Sforzesco, cart. 914, 1473-X-6). 27 BELTRAMI, L., Il Castello di Milano, Milano, Lampi di stampa, 2002 (ripr. facs. Hoepli, Milano, 1894), pp Consúltese el documento 3 del apéndice, en el que Gabriele Paleari refiere al duque sus contactos con los mercaderes milaneses que operan en España para comprar caballos. 29 ASM, Sforzesco: Carteggio, cart. 914: Havemo inteso como fra puochi di sey per partire da Milano per andare in Spagna et fare la via de Genoa, il perche saressimo contenti che nel partire tuo te drizasse quà ad Pavia o dove intendaray che nuy se retrovaremo perche havemo ad conferire alcune cose con te.

12 318 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE Durante este largo percance habían sido arrestadas en el puerto de Génova dos naves vizcaínas. El vicegobernador Guido Visconti debía encargarse de restituir el valor de los bienes que iban cargados en una de ellas pertenecientes a dos mercaderes genoveses, Johanne Battista Centurione y sus hermanos, y de encomendar al patrón de la misma a Alberto Litta y sus acompañantes en el viaje a España. Por su parte, el duque se comprometía a liberar al embajador español detenido en la fortaleza milanesa, a otros retenidos en el castillo de Pavía y a los vizcaínos de la susodicha nave junto con sus pertenencias, a condición de que dejaran volver a sus dos servidores ducales en un plazo de seis meses. Si pasado este tiempo no se lograba su rescate, los genoveses deberían pagarle ducados de compensación; no se podía pedir que le fueran restituidas más que sus personas, perdonándoles incluso los 800 ducados que había invertido con ellos en dinero y los 100 restantes en caballos y ropas 30. Una carta redactada en Valencia el 6 enero de 1474 por los hermanos Alberto y Jacobo Litta deja entrever que intervienen nuevamente en la compra de caballos españoles y comentan las conexiones y vínculos que mantienen con Venturino Borromeo 31, mercader muy destacado en el contexto socioeconómico milanés del momento, y que en 1446 residía en Génova 32. Cinco días después, Antoniolo Cattani y Galeazzo de Iesi, que habían llegado el 13 de diciembre, se lamentan ante el duque del mal comportamiento de Alberto Litta. Éste, actuando como banquero, habría tenido que proveer el contante en efectivo para la misión de los dos enviados que, una vez desembarcados en Valencia, tendrían que continuar hasta Valladolid a tratar la manumisión de los apresados. El Litta, sin renunciar a su mentalidad de mercader, quiso sacar provecho de la situación invirtiendo parte del dinero en letras de cambio, lo que les condujo a que solicitaran al menos 45 días para recuperar su cobro en Valencia. De este modo, había ralentizado el propósito de los emisarios que tenían un tiempo limitado para desarrollarlo y regresar. Aún sabiendo estar equivocado lo niega a ambos, aduciendo multitud de excusas. Por tanto, escribieron 30 ASM, Missiva 112, 1473-X-8, ff. 248v y 249r-v; 1473-X-16, ff. 277r y 277v-278r; 1473-X-18, f. 283r-v; y 1473-XI-29, f. 364r-v. También en ASM, Sforzesco, Potenze Estere: Spagna, cart. 1061, n. 226 y 227, 1473-IX-1; y n. 228, 1473-IX ASM, Sforzesco, Carteggio Interno: Pavia, cart. 855, 1474-I-6, carta enviada desde Valencia completa en el apéndice. 32 Venturino Borromeo fue un notable ciudadano milanés que fundó varias filiales en Barcelona, Venecia y Génova (MAINONI, Mercanti lombardi..., pp , y 115) y que por entonces operaba controlando la vía de tráfico mercantil entre Génova y Milán. El 2 de julio de 1472 figuraba como acreedor ante una deuda contraída por el pisano Nicolai Toresani y el sienés Nicolai Palacensis, ambos residentes en el reino de Valencia, razón por la que el duque pedía que bajo la intercesión del rey de Aragón se mandara a alguno con salvoconducto para saldarla (ASM, Missiva 108, ff. 304v-305r).

13 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 319 para disculparse de cualquier retraso, pues no dependía de ellos, añadiendo haber quedado de acuerdo con el Litta de esperar hasta San Antonio (17 enero) y luego, en todo caso, partir 33. En marzo de 1474, Alberto Litta manda otra vez nuevas desde la ciudad vallisoletana sobre la compra de caballos y el rescate de Moreleto de Burris (di Borri) y su compañero Antoni da Piacenza. Él mismo redacta una carta al duque en la que se excusa de todo cuanto ha sucedido y le ha sido imputado profesando su propia inocencia, pues no solamente había estado enfermo, sino que la situación en las calles era realmente desastrosa y además no se encontraban caballos en venta, tanto que había tenido que mandar a Melchione Cattanio a Andalucía para comprarlos 34. A fin de favorecer el trato, llegados a Barcelona pidió a su sobrino Giovanni, el cual estaba en Valencia, que le mandase una escolta o permisos de paso que tuvo que esperar. Antoniolo la había tomado con él, amenazándole con partir solo e insultándole en su casa frente a personas notables, diciendo que no habría partido porque sospechó que Alberto Litta le hubiera tendido una emboscada. Mientras tanto, sabía por el nieto del condestable de Castilla, el conde de Haro, que los parientes de los prisioneros habían estado en la corte, y por el maestro de Santiago que no consiguieron más que credenciales. A su juicio sería difícil dejarlos libres y sin agravio, ya que el patrón del barco capturado en Savona debía tener más de ducados por la mercancía que hubiera llevado a Génova, además del flete o nolit (precio del alquiler) del barco y de aquel otro capturado en Génova. De ellos, el maestre de Santiago se ofrece a pagar 600 de su bolsillo por el rescate del embajador capturado 35. El 9 de junio, Giacomo Litta expide otra carta al duque, en la que dice que Antoniolo Cattani y Galeazzo de Iesi, después de haber estado en Córdoba con el Cattanio, no descubrieron nada de valor que comprar, por lo que partieron de Valladolid el día 6, yendo hacia Valencia. Antes de marchar habían solicitado a 33 Algunas de sus artimañas fueron alegar enfermedad y que el campo real estaba actualmente en Toledo, entonces el viaje a Valladolid sería inútil. En cambio, los dos enviados no lo creen y amenazaron con escribir al duque para contarle cómo estaban realmente las cosas, a lo que el Litta reacciona diciendo que el duque le habría prestado mayor confianza y fe a él que a ellos (ASM, Sforzesco, Potenze Estere: Spagna, cart. 1061, n. 232, 1474-I-11). 34 ASM, Sforzesco, Potenze Estere: Aragona e Spagna, cart. 653, n. 288, 1474-III-1, inserta en el apéndice final. 35 ASM, Sforzesco, Potenze Estere: Spagna, cart. 1061, n. 233, 1474-III-25.

14 320 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE Alberto Litta una letra de cambio por valor de 400 ducados, aunque en efectivo no quisieron más de 200, puesto que tampoco encontraron caballos 36. Llegados a este punto, a principios de septiembre el prior de Osma comunica desde Simancas al rey Fernando de Aragón la manera en la que se habían desenvuelto los hechos de la liberación de los dos presos lombardos. Alberto de Sepúlveda había ido con cartas del Cardenal de España (don Pedro González de Mendoza), dirigidas a Juan Lescano y a Pedro de Medinilla que estaba con el arzobispo de Sevilla tratando de conseguirla, amenazando de parte del rey que no lo habría cubierto por sus robos; pero Lazcano contestó que no le faltarían protecciones en este sentido. Recibida la respuesta, le había preguntado al rey por su intercesión y, frente a muchas insistencias, Sepúlveda y Medinilla alcanzaron un acuerdo por el que los rehenes podrían ser entregados a cambio de maravedís y 10 brazos de paño de terciopelo carmesí, además de la exención por el castillo de Alegría en Álava 37. Al no poder satisfacer enseguida tal solicitud le entregó el paño y maravedís, tomando como término el presente mes para la entrega del resto, para lo que dió en garantía a un servidor del rey que habría quedado prisionero del conde de Salinas durante cuarenta días. El hermano del prior, Martín Vázquez un nombrado escultor más conocido por el sobrenombre de El Doncel, acompañado de Sepúlveda, debía hacer escala obligada en Burgos donde se encontraba el monarca para darle al conde de Salinas la recaudación del primer plazo. Además, se comenta la necesidad de hacer otra parada en el camino para que los prisioneros pudieran reposar, donde les estaría esperando la esposa de Sepúlveda que los vestiría y les daría cabalgaduras antes de ser definitivamente conducidos a casa. Siguen también los detalles de los préstamos tomados para pagar el rescate, así como una larga serie de agradecimientos por todos los que se habían trabajado para conseguir la devolución de los milaneses. Al final, el rey pudo dar la noticia de la liberación al duque de Milán 38. A ello se añade una copia de la carta de Catalina Vázquez de Sosa, madre de don Fernando de Arce, en la que se queja de la actuación llevada a cabo por el Lazcano nequissimus hominum mundi, que tras haber conseguido un acuerdo pretendía aún más. Primero quería ducados y 12 arneses, después mil castellanos, y al final maravedís y un vestido de brocado para su mujer, además de la fortaleza de Alegría. Inmediatamente ella pagó una parte y un hijo del 36 Ibid., cart. 1061, n. 234, 1474-VI-9, transcrita en el apéndice documental. 37 VASALLO TORANZO, L., Los Lazcano y su casa fuerte de Contrasta en Álava, Ondare. Cuadernos de Artes Plásticas y Monumentales, 2001, nº 20, pp Ibid., cart. 1061, n. 236, 1474-IX-4.

15 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 321 destinatario (el orador español detenido) quedó con el conde de Salinas en garantía del saldo, pero Lazcano no lo quiso conceder antes de haber recibido el privilegio real concerniente a la fortificación. De momento, los dos milaneses fueron consignados a Juan Mendoza, castellano de Vitoria, por el conde de Haro, y Lazcano pidió, en alternativa a la fortaleza, maravedís. Catalina había ido a la corte a hablar con el cardenal de España, que habría intercedido ante el marqués de Villena; sin embargo, al día siguiente el marqués fue capturado por el conde de Osorio, por envidia del puesto que ocupaba en corte. Bajo consejo del cardenal ésta tornó a casa, decidida a vender sus bienes si el rey no hubiera concedido dicha fortaleza, dejando en la corte al prior. Aunque en estas circunstancias no había encontrado a muchos amigos, manda ánimos a su hijo Fernando de Arce, puesto que estaba convencida de que su liberación no tardaría 39. Por fin, el desenlace de este constante tira y afloja se produce en los dos últimos meses del año 1474, cuando se dirige una misiva al castellano de Porta Zobia donde estaba hospedado el embajador español para que le permitiera ir a su antojo por todo el castillo y andar libremente por la ciudad de Milán, asegurándole que en cuanto retornaran los súbditos del duque, sería mejor tratado e incluso dejado marchar. Sin embargo, esta promesa no surtiría efecto de inmediato, puesto que fue cambiado varias veces de lugar de residencia Capacidad financiera y operativa para emprender la actividad comercial El holgado nivel adquisitivo de los Litta les permitía diversificar las fuentes de ingresos en la economía familiar, y no centrarse exclusivamente en aquella actividad que socialmente los definía. Por ello, la diversidad de mercancías con las que opera la empresa milanesa era de tal calibre que necesitaba tener establecida una amplia red de relaciones por toda España, invirtiendo incluso en la importación de artículos foráneos apreciados en el mercado local. En esta línea, Alberto Litta queda identificado en un acto notarial de 1471 por el que Jacobo de Pirovano se obliga ante él, comprometiéndose a traer azúcar por valor de 154 libras y 16 sueldos 39 Ibid., cart. 1061, n. 237, 1474-X ASM, Missiva 118, 1474-XI-4, f. 295v y XII-26, f. 359v, respectivamente. También en Missiva 119, 1474-XI-4, f. 240r. Actuando como prisionero político, su vida en los confines del ducado transcurrirá algo ajetreada, pues primero había estado detenido en la roca de Milán y después fue a parar a manos del castellano de Binasco (ASM, Missiva 115, 1474-II-15, f. 124r). Su continuo desplazamiento por los recintos militares sin detenerse demasiado tiempo en cada uno de ellos era para evitar que conociera el lugar e impedir que hiciera amistad con gente que le permitiera escapar.

16 322 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE imperiales 41. Este producto se puede pensar que era probablemente de origen canario 42, por el mayor empuje que experimentará la nueva ruta conectada desde la plaza comercial y financiera de Valencia, convirtiéndose en el nexo de intersección de las áreas atlántica y mediterránea 43. Asimismo, en su dilatada carrera profesional, Giovanni Litta tuvo negocios en los mercados más rentables de la Valencia del tercer cuarto de siglo, bien personalmente o bien a través de sus factores allí instalados y merced a los múltiples tratos de ello derivados. La aparición de la imprenta a mediados del XV supuso una auténtica revolución en la difusión de los conocimientos. El comercio de libros impresos o pliegos volanderos va a cobrar, a partir de la última década de la centuria, un enorme desarrollo; por entonces el libro es un artículo de lujo al alcance de muy pocos. Al respecto, hemos de recordar la compañía formada para el comercio de libros impresos fundada en 1482 en la capital del Turia entre Giovanni Litta y Francesco da Metzana, barreter valenciano, anteriormente mercader de libros vulgo dictorum de empremta 44. La sociedad fue prevista para cuatro años de duración, disuelta en 1486, respondiendo al prototipo de pequeña compañía familiar, gestionada por lo común por el hijo o por el hermano del titular que generalmente residía en Milán, donde prevalecía el tipo de asociación industrial basada en la participación. Es decir, una sociedad integrada por un grupo de mercaderes que acaparaba cierto capital para financiar los negocios arbitrados por 41 ASM, Fondo Notarile, Notaio: Lancellotto Sudati (1471-II-9 / 1473-III-5), cart. 1223, IV-4, transcrito en el apéndice. 42 Destacan las participaciones de ABULAFIA, D., «La produzione dello zucchero nei domini della Corona d Aragona», en ROSSETTI, G. e VITOLO, G. (a cura di), Medioevo Mezzogiorno Mediterraneo. Studi in onore di Mario Del Treppo, Napoli, Liguori editore, 2000, vol. II, pp ; y LOBO CABRERA, M., «Los mercaderes italianos y el comercio azucarero canario en la primera mitad del siglo XVI», en Aspetti della vita economica medievale (Atti del convegno di studi nel X anniversario della morte di Federigo Melis), Firenze, 1985, pp GUIRAL-HADZIIOSSIF, J., «Les relations du littoral valencien avec la Mediterranée et l Atlantique au XV siècle», Anuario de Estudios Medievales, 1984, nº 14, pp , sobre todo , donde se menciona la evolución de las directrices que va a tomar el tráfico mercantil hacia Valencia. 44 APPV, Protocolo del notario Jaime Ferrando, nº 18545, 1486-V-10 (Citado en MAINONI, P., «Compagnie iberiche a Milano nel secondo Quattrocento», Anuario de Estudios Medievales, 1994, nº 24, pp , en concreto la 426).

17 LA EMPRESA FAMILIAR DE LOS LITTA 323 un socio o factor sobre una plaza ibérica, siendo casi siempre motivada por la producción y el eventual comercio de la mercancía producida 45. Con relación al intercambio de lana, también en 1486, Johan Lita y Francisco Borgunyo, mercaderes lombardos habitantes en Valencia, reconocen deber a la sociedad compuesta por Juan de Medina, escribano del consejo de Cuenca, y Juan de Terol, mercader de esa ciudad castellana, 640 libras reales, de las que 67 libras 10 sueldos ha entregado Johan Litta a Terol por 823 arrobas 19 libras de lana que ha recibido 46. La relación de asuntos que derivaron en pleitos ante la Chancillería Real de Valladolid marca la diversidad de negocios en que participaban los italianos y en los que las deudas y rivalidades se mencionan como causas de conflicto. Así lo prueba un pago a Jerónimo Lita, mercader milanés, de los 50 ducados que valía la lana que aseguró antes de ser embarcada para llevarla a Génova, más el valor del barco que naufragó, en virtud de la póliza suscrita con Juan del Rincón, de Aranda de Duero (Burgos), en Murcia 47. Valencia era el puerto natural de salida al Mediterráneo y a través de ella se canalizaba la corriente exportadora procedente no sólo de Aragón sino también desde Castilla, por ser el más cercano al espacio que cubría las ferias de Medina del Campo y a las capitales castellanas de gran dinamismo socioeconómico Segovia, Burgos y Valladolid, siendo ahí donde verdaderamente radicaba su especificidad como puerta marítima de la Castilla mesetaria y, en menor medida, de Andalucía. Se tenía, de este modo, garantizada la llegada de mercaderías, capitales e instrumentos cambiarios, todos ellos elementos imprescindibles en cualquier actividad comercial de cierta entidad. Al mismo tiempo, entre estos comerciantes que tienen a la familia como marco de encuadramiento básico de su empresa y disfrutan de una red de factores estable, se desarrollan ciertas solidaridades que posibilitaron la defensa de sus intereses, les avalaban y se convertían en sus procuradores 48. En 1486, Alberto Litta y Johan 45 Un sintético acercamiento a la constitución y características de las compañías mercantiles en MAINONI, P., «Note per uno studio sulle società commerciali a Milano nel XV secolo», Nuova Rivista Storica, 1982, volume LXVI, pp APPV, Protocolo de Jaime Ferrando, nº 18545, 1486-IV ARChV, Pleitos Civiles, Escribanía de Fernando Pérez Alonso, Pleitos depositados, Caja , una hoja suelta redactada por el escribano Sebastián Fernández del Peso entre Un ejemplo selecionado al azar es que a los hijos y herederos del difunto Vincenzo Rabia les será asignado como curador Ludovico de Meda, mercader milanés, para quien el propio Giovanni Litta, mercader lombardo residente en Valencia, y Francisco Miró, mercader valenciano, actúan como procuradores (APPV, Protocolo de Jaime Ferrando, nº 18539, 1483-I-29).

18 324 CONCEPCIÓN VILLANUEVA MORTE Maria Rabia serán nombrados acreedores de Cristoforo de Gradi y del sombrerero Nicola de la Creu (della Croce), mercaderes milaneses que murieron en Valencia. Por tal razón enviaron a Giovanni Litta a dicha ciudad, donde no logró conseguir su dinero y entonces citó a los herederos ante el gobernador valenciano 49. Otro miembro de la familia que se anota en la documentación notarial valenciana es Batista Lita, que en 1497 actúa como procurador de Jacobo Litta, siendo uno de los muchos acreedores que tuvo micer Jacobo della Chiesa, que aparece en el traslado que se compuso de la concordia y capítulos firmados en su nombre y en el de los herederos de su padre Simón realizados para satisfacer la deuda contraída, que ascendía a 441 libras 50. Es cierto que varios miembros de la familia ocuparán cargos en la administración interna del estado sforzesco, alcanzando honores y adquiriendo responsabilidades incluso coetáneamente. Un buen exponente sigue siendo Alberto Litta, quien divide su propio empeño entre la actividad desarrollada en el campo políticoadministrativo y el asistencial, ya que desde 1470 es nombrado diputado del Hospital Mayor, cargo que ostentará reincidentemente al menos hasta Y hacia 1475 formaba parte del consejo de la Universidad de Mercaderes de Milán 52, junto con Antonio y Vincenzo Rabia, Taddeo Vismara, Ambrogio Ruffini, Battista Monetari y Galassino Rottole, mercaderes que hacía treinta años o más, habían comenzado la actividad profesio-nal en la filial catalana de una empresa milanesa y que ahora, habiendo regresado definitivamente a la patria, disfrutaban de la posición y del prestigio necesarios para formar parte del mayor organismo de la mercadería de la ciudad ASM, Missiva 165, 1486-VI-3 y 4, ff. 206v-207v, documento recogido en el apéndice. 50 APPV, Notario Jaime Ferrando, nº 18545, 1497-X ASM, Litta Modignani, Titolo II, cart. 1, fasc. 9: elenco dei deputati dell Ospedale Maggiore di Milano, tra i quali, per Porta Orientale, il signore Alberto Litta. Cfr. ALBINI, G., Città e ospedali nella Lombardia medievale, Bologna, CLUEB, 1993, p Sobre esta institución: BISCARO, G., «La Camera dell Università dei Mercanti, nel Broletto Nuovo», Archivio Storico Lombardo, 1910, XXXVII, pp ; VERGA, E., La Camera dei Mercanti di Milano nei secoli passati, Milano, Allegretti, 1914; MARTINI, G., «L Universitas Mercatorum di Milano e i suoi rapporti col potere politico (secoli XIII-XIV)», en Studi di storia medioevale e moderna per Ernesto Sestan, Firenze, Olschki, 1980, I, pp ; y MAINONI, P., «La Camera dei mercanti di Milano tra economia e politica alla fine del Medioevo», en MOZZARELLI, C. (a cura di), Economia e corporazioni. Il governo degli interessi nell storia d Italia dal Medioevo all età contemporanea, Milano, Giuffrè, 1988, pp Cfr. MAINONI, Mercanti lombardi..., p. 122.